Para una búsqueda óptima introduce una palabra clave.
(No olvidar incluir los acentos)
0

¿QUÉ ES EL PUNTO OMEGA?


¿QUÉ ES EL PUNTO OMEGA?

Para entender qué es el Punto Omega debemos abrirnos a una especulación un tanto filosófica, religiosa y antropológica. La conceptualización del Punto Omega debe asimilarse desde una teorización y de evolución del pensamiento humano.
El término Punto Omega, para empezar, fue acuñado por el sacerdote jesuita y paleontólogo francés Pierre Teilhard de Chardin, que utilizando la analogía de la letra griega omega (Ω) buscaba dotar de sentido a la evolución de la consciencia humana. Para este pensador francés el pensamiento humano, paralelamente a la inteligencia y a la consciencia, evolucionaba poco a poco, durante cientos de miles de años (o millones), para alcanzar un estado completo, el estado omega, la cumbre de la evolución humana. Pero debemos entender esta meta en la evolución, no desde una visión física o intelectual, sino de plena consciencia de la propia consciencia (valga la redundancia).
El Punto Omega puede resumirse como el punto final de la evolución inteligenete, alcanzando un nivel de consciencia tal para entender el Universo. Un punto de encuentro al que todo elemento es atraído evolutivamente.
Siguiendo las bases teológicas del cristianismo, Jesús es considerado el Alfa y Omega (principio y fin), principio del Mundo por ser el hijo de Dios y el fin del Mundo por su fusión con Dios a su muerte. Teilhard de Chardin considera que el ser humano evoluciona hacia ese Omega, ese fin del Mundo, pero no visto como una culminación de la vida, sino como la vía hacia la consciencia pura, atraídos por un punto que ya ha sucedido, entrando en una concepción del espacio y del tiempo de difícil comprensión y elevada complejidad. Para el jesuita francés, existe un foco en el Universo, un Punto Omega que ya ha sucedido, y como si de un bucle se tratara, influye y atrae a todo elemento y ser vivo hacia su convergencia.
Teilhard de Chardin, a pesar de su fe cristiana, consideraba que la existencia de Dios era preexistente al Universo y no designaba (como hacía la teología) un destino ya preescrito. El jesuita francés observaba en todo lugar la presencia de la convergencia divina, apostando que el surgimiento de la inteligencia en el planeta no era algo surgido por el azar o que se debía al destino, sino una evolución de convertir el planeta en una esfera pensante. Para Teilhard de Chardin el planeta evolucionaba a una esfera pensante unificada, no vista por millones de inteligencia autónomas, dando lugar a una noosfera, dejando atrás la biosfera que conocemos. Siguiendo la teoría del Punto Omega, este pensador francés consideraba la evolución de la Tierra (o cualquier planeta) en tres fases: geosfera (evolución geológica), biosfera (evolución biológica) y noosfera (evolución de la conciencia universal). Esta última fase, que únicamente puede ser llevada a cabo por seres inteligentes, alcanzará el Punto Omega, conduciéndonos a la cristosfera (o punto evolutivo máximo de comunión universal, o según los cristianos, la parusía). Para Teilhard de Chardin la Iglesia es el eslabón necesario para guiar al hombre al Punto Omega, y una manera de entender la evolución humana mediante la fe en aquello no existente o empíricamente refutable.
Rescatando las palabras de Teilhard de Chardin:

«La Tierra ya no sólo cubierta de una miriáda de granos de pensamiento, sino finalmente cubierta de una sola capa pensante, una sola reflexión unánime.»
«La Iglesia, eje central de la convergencia universal y punto exacto de encuentro fecundo entre el Universo y el Punto Omega.»

Publicado por logotipedia_
Creative Commons By Sa

teorías, filosofía, religión

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado ¡deja un comentario!
Y si no te ha gustado o crees que nos hemos dejado algo ¡deja tu comentario! ;-)

en logotipedia_ utilizamos cookies, si continúa navegando acepta su uso. Más información sobre cookies.
Política de cookies +