Para una búsqueda óptima introduce una palabra clave.
(No olvidar incluir los acentos)
0

¿QUÉ ERA UN ÍNCUBO?

¿QUÉ ERA UN ÍNCUBO?

¿QUÉ ERA UN ÍNCUBO?

Partiendo de la mitología medieval, los íncubos (del latín incubus: sobre, yacer encima) era una especie de demonio (tal como el más afamado súcubo) que por las noches yacía con mujeres durante sus sueños. Este demonio, creado por el imaginario colectivo de una época con muchas limitaciones científicas, se originó para dar respuesta a determinados estados fisiológicos de las mujeres, principalmente sus episodios de excitación sexual durante el sueño, llegando a catalogarse como asimilables al coito. Con la personificación de los íncubos se daba explicación a este tipo de elementos, presentando al íncubo como un demonio con aspecto de hombre, muy bello y atractivo, que incluso podía manipular y aprovecharse de la mujer una vez despierta, condicionándola en su vida diaria y social.
Un íncubo podría definirse como un demonio con forma de varón, con gran atractivo y capacidad de seducción que yacía con mujeres durante el sueño con el fin de apoderarse de su energía vital.
La creencia era tan potente en esa época que se creía, incluso, que los íncubos eran capaces de dejar embarazadas a las mujeres, o hasta matarlas durante los actos sexuales. Se consideraba que el íncubo aprovechaba el placer femenino para conseguir energía vital para él, esencial para mantenerse vivo, con fuerza y belleza. Los íncubos buscaban con afán el mayor número de víctimas para así conseguir ser más fuertes, bellos y poderosos.
El súcubo eran la contrapartida femenina del íncubo, siendo demonios femeninos que seducían a los hombres durante el sueño.
Las creencias de la época consideraban que si una mujer se quedaba embarazada de un íncubo, el neonato podía ser un ser aberrante o lleno de maldad, muy fácilmente manipulable por las fuerzas del mal (ya que descendía de éstas), aunque otras visiones más heroicas definían que el bebé podría ser un ser con gran poder que lucharía contra las fuerzas del mal. El típico ejemplo mitológico es el mago Merlín, considerado el hijo de un íncubo y una mortal (que según las teorías podría haber sido una prostituta, monja o joven noble), el cual dispuso de gran fuerza y conocimientos para combatir el mal, dando lugar a una leyenda medieval.

Publicado por logotipedia_
Creative Commons By Sa


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Si te ha gustado ¡deja un comentario!
Y si no te ha gustado o crees que nos hemos dejado algo ¡deja tu comentario! ;-)

en logotipedia_ utilizamos cookies, si continúa navegando acepta su uso. Más información sobre cookies.
Política de cookies +